top of page

Crear buenos hábitos para mejorar tu día a día

Qué es un hábito


Un hábito es una acción que realizamos de forma automática ya que la hemos repetido tantas veces que no necesitamos detenernos a pensar antes de hacerla. Algunos estudios indican que poco menos de la mitad de las acciones que realizamos en nuestra vida diaria caen en esta categoría; por ejemplo: cepillarnos los dientes, tender la cama, lavar los trastes, tomar el llavero antes de salir de casa, etc. Debemos estar atentos para que nuestros hábitos trabajen a nuestro favor y qué mejor si nos ayuden a alcanzar objetivos tanto en nuestra vida personal como en el trabajo.


Manos atando las agujetas de calzado deportivo.
Nos amarramos las agujetas de forma automática, sin pensar. Eso libera espacio en nuestramente.

La ventaja de los hábitos es que están tan grabados en nuestra rutina que no requieren de nuestra atención. La tarea queda realizada sin esfuerzo. La desventaja es que esa falta total de atención puede llevarnos a cometer errores. ¿Alguien más ha guardado las llaves en el refri alguna vez? O quizá ha manejado su auto a casa de sus papás cuando en realidad quería dirigirse al parque.


Otro punto en contra es que, probablemente, hemos incorporado en nuestra vida diaria hábitos no saludables que nos están perjudicando a diario. Aquí podríamos mencionar ese cigarro que nos fumamos cuando nos sentimos tensos o el pan de dulce que compramos irremediablemente cuando pasamos frente a la panadería de la esquina.


Mujer joven fumando.
Muchas personas han aprendido a relajarse fumando un cigarro, lo malo es que ese hábito a la larga traerá consecuencias negativas.

La buena noticia es que los malos hábitos pueden desprogramarse y que acciones nuevas y positivas pueden ocupar su lugar. Es decir, hay que crear buenos hábitos para sustituir a los que nos perjudican. Quizá muchos piensen que es casi imposible, cuántas veces antes lo han intentado y han fallado. El quid de la cuestión aquí es que, de la misma forma en la que repetimos un acto incontables veces para convertirlo en hábito, ahora habremos de hacer lo mismo con la conducta alternativa con la que buscamos modificarlo o eliminarlo.


No hay que desanimarse, pues expertos ya han avanzado parte del camino, estudiado el tema a fondo y nos dan algunos tips para lograrlo. Este es el caso de James Clear quien, en su libro Hábitos Atómicos, hace hincapié en que los malos hábitos se repiten no porque la persona no quiere cambiar sino porque tiene un sistema incorrecto para lograr el cambio.


Cómo crear buenos hábitos


Llegamos a la parte interesante: el cómo. Aquí tienes algunos tips basados en el libro de Hábitos Atómicos:


Empieza con cosas pequeñas, pero sé constante. Al principio podrá parecer que no avanzas, pero llegarás a darle la vuelta. No te enfoques tanto en el objetivo final sino en el proceso y confía en él. Inevitablemente conseguirás el éxito. Mejorar tan sólo 1% a diario cuenta muchísimo a la larga.


Analiza las pequeñas decisiones de tu día a día. ¿Te están llevando a donde quieres o te están alejando de tu meta? Enfoca tus esfuerzos en tu sistema para llegar a la meta.

Pregúntate a ti mismo: ¿qué tipo de persona podría conseguir lo que quiero? En consecuencia, decide el tipo de persona que quieres ser y vela construyendo con pequeñas victorias.


Persona en la cima de una montaña.
La persona que quiero ser seguramente haría esto.

4 pasos específicos que te ayudarán a desarrollar buenos hábitos


Debido a la brevedad que este artículo requiere, sólo enunciaré las acciones sin entrar en mucho detalle. Si quieres profundizar, no dejes de leer el libro, el cual tiene muchas herramientas que puedes aprovechar.


1. Hazlo obvio.

Antes de empezar, clasifica tus hábitos en 3 categorías: positivos, neutros y negativos. Cuando sepas qué habito positivo quieres implementar, sigue los siguientes consejos.

  • Haz un plan de acción. Sé claro y específico. Di algo como: "Yo voy a hacer [tal cosa], a [esta hora] en [este lugar]."

  • Cuelga tu nuevo hábito de un hábito viejo, por ejemplo: "Cada vez que haga [hábito viejo] haré [hábito nuevo].

  • La motivación dura poco, el ambiente es mucho más determinante. Diseña tu espacio para ayudarte a lograr lo que quieres. Por ejemplo, saca toda esa comida chatarra de tu cocina y deja en su lugar algo sabroso y nutritivo para "picar" cuando te dé hambre.

  • Los hábitos están relacionados con detonantes específicos. Si quieres eliminar un mal hábito, deshazte del detonante. ¿El celular te roba concentración para trabajar? Déjalo en otra habitación mientras necesites ese foco mental.


Hombre en oficina estirando los brazos hacia el techo.
Si quieres mejorar tu flexibilidad, quizá podrías hacer cierto número de estiramientos en cuanto termines de revisar tu correo.

2. Hazlo atractivo.

  • Busca que la recompensa sea llamativa. Algo muy útil es unir en un combo algo que tienes que hacer con algo que quieres hacer; por ejemplo: ve tu serie favorita mientras te subes a la bicicleta estacionaria.

  • Reúnete con gente con la que tengas algo en común y para quienes sea normal hacer lo que quieres hacer. Continúa en ese grupo aún cuando ya cumpliste tu meta si quieres mantenerla.

  • Enfócate en los beneficios que te trae tu nuevo hábito en vez de las "molestias que ocasiona".


3. Hazlo fácil.

  • ¿Quieres leer más? Pon un libro sobre tu almohada cuando termines de tender tu cama.

  • Enfócate en la repetición, no en la perfección. Mientras más repitas una acción, más cerca estás de hacerla un hábito.

  • Recuerda, los humanos gravitamos hacia la ley de menor esfuerzo. Que en un inicio tu nuevo hábito no te lleve más de dos minutos.

  • Camina lento, pero nunca hacia atrás.


4. Hazlo satisfactorio.

  • Todos sabemos que habrá una recompensa si en vez de ver tele, estudiamos para el examen; si ahorramos en vez de comprar compulsivamente, pero pocos somos capaces de sentirnos motivados por ese "premio" a largo plazo.

  • Busca que haya una recompensa inmediata, que tu acción te haga sentir exitoso aunque sea en pequeña medida. Por ejemplo: si tu meta es viajar una vez al año, abre una cuenta de ahorros que se llame "Viaje Anual" y cada vez que te ahorras ese Caramel Macchiato o que no te compraste la blusa del aparador, transfiere esa cantidad a la cuenta.

  • Recuerda: a mayor satisfacción, mayor repetición.


Libros y anteojos al lado de la cama.
Si al llegar a tu cama en la noche encuentras tu libro y tus lentes sobre tu almohada, estás facilitando leer unas páginas.

Conclusión

Por supuesto, los buenos hábitos también pueden ayudarte en tu vida profesional. Dentro de poco publicaré un artículo muy parecido a este en la página de Coacharte, en donde colaboro. Te dejo el link por si quieres enterarte de algunos hábitos específicos que son muy apreciados en ese ámbito.

O, si te interesan los temas del desarrollo personal y la autoayuda, quizá te agrade este artículo.




14 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page